Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

Se dice que o mueres como un héroe o vives lo suficiente para convertirte en el villano, y la marca de Assassin's Creed Sin duda siguió este segundo ejemplo. Ciertamente, el dicho no habla de lo que sucede a continuación, de cómo un producto similar puede volver a la normalidad: si en realidad Syndicate había mostrado lamentablemente el cansancio alcanzado por la marca, Origins y Odyssey definitivamente han volcado el juego. Y lo que pasó después, en el tercer capítulo de la saga de Layla, te lo vamos a contar: es hora de Reseña de Assassin's Creed Valhalla.



En el mapa mundial de Assassin's Creed, hay muchos dónde y cuándo que nos llevaron a vivir historias relacionadas con la eterna lucha entre estas dos facciones. Llámalos Ocultos e Antichi, asesinos e Templarios, pero en definitiva desde los primeros capítulos de la serie conocemos esta dualidad. Después de los innumerables lugares visitados, incluidos los recientes Egipto y Grecia, ahora es el turno de Noruega, o más bien de los países nórdicos: de hecho, la historia de Eivor, desde el principio se ha descrito como una historia de expansión hacia Inglaterra, una aventura en busca de nuevas tierras para su gente. Si hay algo que la saga siempre ha sabido hacer bien es precisamente la ambientación histórica: cada capítulo, narrando tramas fantásticas, encuentra siempre como esbozo un mundo real, estudiado al detalle. Por tanto, partiendo de esta premisa, lo primero que debemos analizar en esta revisión de Assassin's Creed Valhalla es precisamente la trama, la reconstrucción histórica, la forma en que se narra todo e incluso el estilo utilizado.

La saga Eivor

En el nuevo Assassin's Creed imitar Eivor, un guerrero nórdico que junto a su pueblo partirá en busca de nuevas tierras para colonizar y asaltar. Evitamos los detalles del íncipit y todo lo demás porque la mayor parte de la trama definitivamente debe descubrirse al jugarla. Lo que sí podemos decir, sin embargo, es que no nos encontrábamos ante un escrito tan bien hecho por muchos capítulos: aunque algunas de las dinámicas resultan a menudo clichés bien situados, al fin y al cabo la historia de Assassin's Creed Valhalla (hablamos de ambos, el del presente y el del pasado) intriga, pega al jugador a la consola y empuja a descubrir cada pequeño detalle.



Quizás acercándonos a los años que hemos vivido juntos Altair, o el hecho de que los desarrolladores hayan recordado el título del juego, ha propiciado que este capítulo tenga muchos puntos de contacto con los cimientos de la marca. La adición de algunas dinámicas de juego, combinadas con una historia que hace un guiño a los juegos de rol recientes, logra transmitir un entretejido que casi se siente como un soplo de aire fresco en comparación con las tramas planas de los capítulos anteriores a Origins. Sin embargo, ningún relato épico puede existir sin personajes dignos de mención: por eso Assassin's Creed Valhalla ofrece una plétora de personajes interesantes y caracterizados a la perfección. Ciertamente la estética de algunos secundarios no es muy inspirada, pero por lo demás nos encontramos frente a daneses, nórdicos y sajones que son capaces de quedar impresionados por su forma de hablar, por lo que dicen e incluso por las caras que ponen.

Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

La historia misma sufre también un ligero pero efectivo latigazo cómico: aunque Eivor no es el personaje más hilarante de la serie (¿cómo podemos olvidar elEzio de Assassin's Creed II), quienes deambulan por él de vez en cuando consiguen arrancarle unas cuantas sonrisas con acierto. Desafortunadamente se necesita un poco de esfuerzo por parte del jugador para disfrutarlos al máximo, ya que algunas expresiones aún no logran expresarse al máximo, pero parece que el camino es el correcto. Para concluir el paquete de "historia" que ofrece Assassin's Creed Valhalla, pensamos en el estudio loco y desesperado que los muchachos de Ubisoft Montreal deben haber hecho: los diversos personajes que de hecho rodearán nuestro Eivor a menudo existieron realmente, o al menos con muchos detalles en común. Por último, no faltan las citas relacionadas con personajes que las distintas producciones mediáticas vinculadas a este mundo nórdico han hecho famosas (una sobre todo la serie de televisión Vikings) y obviamente abundan las referencias estilísticas a aquellas obras que ya han definido el mundo nórdico, con todas sus divinidades y sus usos y costumbres.



A pesar, pues, de la falta de esa tecnología que tal vez Unity o Syndicate nos habían dado, Assassin's Creed Valhalla demuestra que la marca no necesita una trama más cercana a nuestros días, sino un sistema narrativo funcional, intrigante y una historia digna de ese nombre. Evidentemente, sin embargo, no puede faltar una jugabilidad estudiada a la perfección, parte fundamental de un videojuego.

con un hacha

Assassin's Creed Valhalla parece ser el niño genéticamente trabajado entre los pilares de la serie y la continua evolución del videojuego (pensado como medio). Si solemos decir que la tercera vez es la buena, entonces podemos despedirnos definitivamente del viejo sistema de 'ataquemos uno a la vez': ese sistema de combate que se centraba más en la construcción escénica que en la jugabilidad real ha sido cancelado por completo desde la serie, abandonada a una década que quizás podría haberla soportado, pero que ahora está obsoleta. Sin embargo, parece que los diseñadores no han olvidado algunos detalles, y en nuestra revisión de Assassin's Creed Valhalla te damos prueba. Quizás la necesidad de articular batallas más complejas compuestas por más enemigos, o el afán de no olvidar las propias raíces, ha llevado a este juego a cambiar muchas de las dinámicas técnicas del sistema de combate experimentado en Orígenes e Odyssey, dejando el sistema intacto pero cambiando el sentimiento.

Lo primero que notas de inmediato es el Gestión de la resistencia: similar a soullike en cuanto a ataques y consumo, sin embargo, no penaliza al jugador cuando el golpe golpea, recompensando así una pelea sin fallos, salvados o daños recibidos. Esta barra se ubica debajo de la de vida, que a su vez es más baja que la de ataques especiales: relegada a libros que se encuentran por el mapa, estos serán asignables a las cuatro teclas del pad tanto para ataques cuerpo a cuerpo como a distancia, así dando 8 espacios disponibles. El componente GDR luego continúa con i talentos, una especie de esferografía que te llevará a elegir entre Sigilo, Combate y Distancia: obviamente cada punto desbloqueado (cada nivel te dará 2 puntos de Talento para asignar) potenciará al personaje, permitiéndote mejorarlo en el estilo que prefieras . En el centro de estas mini constelaciones interconectadas, siempre encontrarás una habilidad que, una vez desbloqueada, hará que Eivor se acerque cada vez más al guerrero vikingo de tus sueños.



Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

El sistema de combate se estructura en la elección del equipamiento: aunque puedes llevar un Eivor una capa, un torso, un par de pantalones, antebrazos y un casco (puedes estar seguro de que puedes deshabilitar la representación estética de cada pieza individualmente, pero otorgando bonificaciones al personaje sin oscurecer la cara, por ejemplo), también tendrás para elegir un tipo de arco y brazos para ambas manos. En este caso, las armas a dos manos ocuparán ambos espacios, mientras que las armas a una mano serán gratuitas y se podrán alternar como mejor os parezca. Entonces, si prefieres hacha y escudo, hacha doble o hacha y mayal, la elección es tuya. Con el primer backbone derecho, en cambio, realizarás un ataque ligero, con el segundo el pesado, mientras que para esquivar siempre tendrás que usar cuadrado/X. Lo interesante se desarrolla en torno a la primera llave dorsal izquierda: si de hecho portarás un escudo, te permitirá mantener la guardia, mientras que si dispones de una segunda arma o un arma a dos manos, desbloquearás un ataque especial. Eso sí, no te preocupes, porque al pulsar la tecla en el momento adecuado realizarás un contraataque que disminuirá la resistencia del enemigo y que, si se reinicia, desbloqueará un último ataque panorámico y violento. Reducir la barra de resistencia del enemigo a cero se puede hacer con ataques pesados ​​​​bien dirigidos o disparos de flecha en puntos débiles (marcados con un brillo brillante al apuntar).

No faltan peleas de jefes interesantes para enfrentar, peleas notables y partes del juego que son más difíciles de superar. Sin embargo, la parte más intrigante sigue siendo, sin duda, el asalto a las fortalezas: llenas de enemigos a los que matar, presentarán muchos personajes en la pantalla, pero sobre todo te permitirán concentrarte en enemigos individuales, apuntar a destruir a los que atacan desde una distancia, desbloquear las puertas para facilitar la entrada o incluso matar al último enemigo. Hablamos de diferentes peleas y, de hecho, con un buen ojo salta inmediatamente a la vista como Assassin's Creed Valhalla ha reinsertado una serie de enemigos capaces de cercar a nuestro Eivor, atacándolo desde varios frentes (esta vez simultáneamente). De hecho, parece que el estilo, quizás deliberadamente debido a la ambientación, ha vuelto a sus orígenes (sin caer en la jugabilidad antigua). Otro detalle llamativo se refiere a la respuesta a estos combates: un disparo bien colocado puede romper un escudo, hacer volar a un enemigo o cambiar las disposiciones, lo que requiere unas físicas casi perfectas.

Si hay algo que ha vuelto a lo básico es sigilo: ya desde las primeras etapas del juego, de hecho, al ingresar a aldeas prohibidas (por lo tanto, ni hostiles ni amigas), puedes usar la capa y esconderte a la vista: para hacer esto tendrás que caminar despacio, evitar contactos cercanos y Ocasionalmente use la configuración para esconderse (sentarse en un banco, encajar con la gente, comenzar a hacer alguna actividad). Si no eres jugador del primer Assassin's Creed no lo notarás, pero esta dinámica es una simple evolución (a gran escala) de la jugabilidad del primer capítulo, esta vez obviamente insertada dentro de una jugabilidad mucho más compleja. En general es interesante, aunque no hay diferencia entre hacerlo todo a escondidas o atacar a todos los enemigos con una espada en la cara.

Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

Valhalla estoy en camino

En la mitología nórdica el Valhalla es una gigantesca sala de Asgard donde cada guerrero, una vez muerto en batalla, se encuentra al lado de Odín para prepararse para la gran batalla de Ragnarok. Podemos decir que Assassin's Creed Valhalla es el Valhalla de la serie, un lugar de encuentro entre las viejas raíces que hemos conocido con Altair, Ezio, Connor, Edward, Arno, Jacob e Evie, y las nuevas costumbres vistas con Bayek, Alexios e Kassandra. Eivor se convierte así en el portador de la antorcha de un nuevo estilo de Assassin's Creed, una combinación (casi) perfecta de lo que era la marca y lo que es ahora. De hecho, si las batallas son más complejas, el enfoque sigiloso vuelve a ser una opción válida. Sin embargo, si la historia trata sobre un personaje que no está en la Hermandad a la par de Altair o Ezio, todavía hay muchos puntos de conexión con las dos facciones en juego.

Otra cosa que sin duda logra asombrar son las ganas de volver a contar el presente de una manera digna: la serie de Layla ella no había comenzado con el pie derecho, ¿y si Odyssey lo había hecho retomar un poco, aquí en Valhalla se vuelve interesante, sobre todo dada la inclusión de coleccionables capaces de contarnos nuevos detalles sobre ese misterio que, desde el final del tercer capítulo, habíamos perdido un poco de vista.

Finalmente, hablando de las actividades, como todas Assassin's Creed el juego ofrece misiones principales y secundarias: las primeras, el punto de apoyo del juego, se proponen como macro-misiones. Cada uno de ellos es una historia por derecho propio, un relato que ve a Eivor como un personaje que llega para ayudar, pero que propone una historia ya en movimiento, quizás solo para ser descubierta y arreglada con nuestras acciones. Por tanto, nada de misión lineal y monótona, ya que tus elecciones también cambiarán de tendencia. De hecho, el juego ofrece muchos diálogos que a veces pueden cambiar la relación con ese personaje, convertir el diálogo en una pelea o incluso alterar momentos importantes en el progreso del juego. Las misiones secundarias, en cambio, a diferencia de las primarias que llevan al jugador un poco de la mano (aunque algunas fases tendrás que descubrirlas a través de tu animal guía, Synin, el cuervo de Eivor), estarán completamente en tus manos. . De hecho, tendrás que entender lo que sucede, tratar de robar las palabras correctas de los diálogos que harás y luego realizar ciertas acciones: esta elección ofrece una mayor complejidad (que reaparece incluso cuando te encuentras buscando tesoros) pero una decididamente interesante satisfacción final.

Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

Otra novedad es la Razzie, fases en las que atacarás aldeas junto con tu tropa para tomar algunos tesoros (equipo, libros de habilidades) y recursos necesarios para hacer crecer tu campamento (para desbloquear nuevas funciones). De esta forma tu aldea se convertirá en una zona para poder realizar interesantes misiones, mejorar tu armamento (cambiando valores, slots de runas, estética e incluso slots de mejora) y cambiar la apariencia de Eivor (con tatuajes y peinados que puedes comprar o encontrar). A medida que avanza, puede reclutar nuevos soldados, desbloquear funciones como cazar bestias preciadas, recolectar artefactos romanos y más.

Tu aldea -pero no te preocupes, también estará presente en las demás- también se convertirá en un campo de pruebas para actividades secundarias como concursos de bebidas, jugar a Orlog (un interesante juego de dados) y burlarse, una especie de batalla de rimas que te permitirán aumentar tu carisma y desbloquear líneas de diálogo con algunos personajes durante la historia del juego.

Atención a los detalles

Assassin's Creed Valhalla muestra un cuidado obsesivo por cada detalle: la forma en que los comandos responden a las acciones (a excepción de esos molestos errores que a veces ven al personaje golpeando paredes invisibles) y lo que puede hacer no tiene paralelo en la historia de la serie. Esquivar te dará la oportunidad de dar saltos mortales, lanzarte apuntando con el arco ralentizará el tiempo para mejorar tu puntería y prender fuego a casas y terrenos hará que esas llamas se propaguen inexorablemente. Todo esto es ciertamente más visible en las peleas de jefes y las incursiones, pero la libertad del juego en sí, combinada con estas funciones, permite que Assassin's Creed Valhalla sea el juego más libre y abierto de la serie.

Desde un punto de vista técnico, nuestra revisión de Assassin's Creed Valhalla se realizó en uno Xbox series s: esto significa jugarlo a 60 FPS, algo imposible hasta hace poco en consolas. El juego es fluido y, a pesar de algunas caídas (recuerda que probamos el juego antes del primer día, por lo que confiamos en un parche), muestra sus marcos perfectamente. Esto beneficia a toda la experiencia, que ahora es cualitativamente mejor. Desafortunadamente, los errores habituales de esta serie se repiten: hacer un juego tan grande desafortunadamente trae algunos problemas de vez en cuando, pero nada que dañe la experiencia final. Estéticamente, las localizaciones son fabulosas, los detalles fantásticos y los rostros de los personajes bien hechos (en detrimento de los secundarios). El doblaje en inglés está bien hecho, al igual que el italiano, que captura perfectamente los matices del diálogo y muestra una localización fantástica incluso cuando los personajes luchan contra las canciones.

Información útil

Jugué y completé Assassin's Creed Valhalla en Xbox Series S, gracias a un código promocional proporcionado por el editor. Jugué el título durante más de 60 horas, centrándome en la historia principal sin abandonar las misiones secundarias que encontré. Aproveché los diversos sistemas de exploración y probé todas las experiencias que ofrece el juego.

Duración
  • Longevidad muy alta: la historia principal dura alrededor de 50 horas, mientras que agregando secundarias, actividades y extras obtienes hasta 80/90">90 horas
estructura
  • El juego ofrece una jugabilidad renovada, con un fuerte componente RPG como los dos capítulos anteriores pero con un sistema que desempolva el sigilo, combates con numerosos enemigos y una jugabilidad más rápida.
Coleccionables y Extras
  • Los secundarios no guiados son interesantes, pero lo que captura es la búsqueda de tesoros durante las incursiones, ya que requieren ingenio para encontrar las entradas correctas.
Carta de juego
  • Nombre del juego: Assassin's Creed Valhalla
  • Fecha de lanzamiento: Noviembre 10 2020
  • Plataformas: Google Stadia, PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X
  • Idioma del doblaje: Italiano
  • Idioma de los textos: Italiano
Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla

Assassin's Creed Valhalla, como un matrimonio entre daneses y sajones, une a la vieja guardia con la nueva. El juego está en capas, bien estructurado y presenta una mecánica de juego de rol no intrusiva pero interesante. Por otro lado, el sistema de combate retoma algunas viejas prácticas. Antebayek y lo adapta a un estilo de lucha basado en la resistencia, agregando habilidades interesantes para desbloquear, muchas opciones para abordar la lucha y una libertad de uso inigualable.

Lo que llama la atención, sin embargo, fuera de la jugabilidad, es la historia: por primera vez el olor que se escucha en este Assassin's Creed Valhalla es el de la serie, con todas las ventajas que de él se derivan y sin los inconvenientes históricos. La trama está bien construida, los diálogos son fantásticos y bien estructurados, las actividades logran dar espacio a las costumbres nórdicas y las elecciones autorales son llamativas ya que están mucho más cerca del alma de la serie que en los últimos juegos.

Assassin's Creed Valhalla es un regreso de la saga a las viejas glorias, cuando los jugadores quedaban fascinados con la marca y el capítulo de la serie lograba capturar gracias a su encanto. Digamos que le tomó algún tiempo, casi caminar a lo largo de la ruta escénica, pero ahora realmente parece estar de vuelta en casa.

Reseña de Simone Lelli
gráficos

Una atención al detalle sin igual en la serie: los reflejos, las respuestas dinámicas de la física y la forma en que las luces inciden en la cámara son fantásticas. Aunque se probó en los Next-Gen menos potentes del momento, el juego marca un importante salto respecto al anterior, y el cuidado de los escenarios y los personajes hace que Inglaterra y quienes la pisan sean fantásticos de ver.

90">90
BANDA SONORA Y HABITACIÓN DOBLE

La música de Assassin's Creed Valhalla es perfecta para la situación, a pesar de no llamar la atención por su épica. Quizás una colocación que no es realmente protagonista la convierte en un fantástico acompañamiento, pero nada más. Doblaje italiano superlativo, como siempre en la serie: cada personaje encuentra su voz perfecta, las inflexiones están estudiadas a la perfección y cada detalle, incluso los relacionados con la cultura nórdica, están bellamente reproducidos y localizados.

85
JUEGO

La unión entre lo antiguo y lo nuevo ofrece una jugabilidad casi perfecta: los combates son rápidos y estudiados, dinámicos y estilísticamente bien cuidados. Las misiones principales ofrecen historias intrigantes, mientras que las misiones secundarias ponen a prueba el intelecto del jugador. Coleccionables, desafíos y demás son finalmente la guinda del pastel que es esta jugabilidad, algo que no se veía en la serie desde hace mucho tiempo.

92
Escala de calificación total
90">90
¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo!
Añade un comentario de Un glorioso regreso a lo básico, la revisión de Assassin's Creed: Valhalla
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.