Tenet, la multirevisión del equipo editorial

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez

Ante el regreso a los cines después de algo así como cinco largos meses, la llegada de Principio tiene una importancia central en la reactivación de todo el universo que gira en torno a todo el cine. Los ojos de todos los estrenos estarán puestos en los resultados de taquilla de la película, y la participación general realmente podría determinar el destino a corto/mediano plazo de muchos de los próximos estrenos; es un punto de inflexión fundamental del que la superproducción de Warner Bros. dirigida por Christopher Nolan asume toda la responsabilidad, con cierta audacia.



Audacia que, por otro lado, también se encuentra en el propio Tenet, que es sin duda el más importante esfuerzo productivo nunca llevada a cabo por el director, y eso es decir mucho: el último nacimiento del cineasta británico es en realidad una película sumamente complacida en su temática y en general en esa idea de cine que transpira íntegramente de la filmografía de Nolan. No es casualidad que es muy probable que si no has amado a Nolan en sus trabajos anteriores, Tenet será algo complejo de digerir, siendo la suma extrema de todas las experiencias acumuladas en más de veinte años.

Partiendo de esto, desde que vi la película para la proyección de prensa un día antes de su llegada a la sala, supe con certeza que Tenet sería un trabajo divisivo, porque era intencionalmente imperfecto, a pesar de tener una idea muy fuerte para mí. clara y enfocada en lo que quiere ser. Así que pensé que tenía sentido escribir uno multirecensión, tomándose también el tiempo de volver a ver la película y pensar en ella con calma. Conmigo en este artículo, al esbozar sus opiniones, por lo tanto, estará Leonardo, un editor profesional que colabora regularmente con la sección de cine y series de televisión del sitio, y Giacomo, que en cambio es un invitado de pleno derecho.


Sin mucha demora comencemos con nuestras tres (relativamente) pequeñas reseñas, pero antes les recuerdo que Tenet está en el cine desde el 26 de agosto, y decidir apoyarlo tiene una doble importancia dado el momento que vivimos.


 

Simón Di Gregorio

Sacrificar lo superfluo y crear una experiencia que es puro espectáculo conlleva sacrificios en términos de consistencia y equilibrio de la trama y los personajes.

Como mencioné anteriormente en la introducción, Tenet es sin duda la película más ambiciosa jamás dirigida por Christopher Nolan, una obra que se alimenta y se apoya en su inmensa pretensión de producción y cuyo guión nace única y exclusivamente para alimentar la magnificencia de su tema. Sin embargo, sacrificar todo lo superfluo y crear una experiencia que sea espectáculo puro y fluido, sin distracciones ajenas a los mecanismos del propio espectáculo, conlleva sacrificios en cuanto a la consistencia y el equilibrio de la trama y los personajes: es una elección legítima a través de la cual lente creo que debe ser visto en su totalidad los 150 minutos de Tenet.

Para empezar, Tenet recupera muchos de los elementos de Inception, Interstellar y The Prestige, pero vacía casi por completo el elemento emocional y desinteresándose de la construcción psicológica, acercándose más desde mi punto de vista a la perspectiva más fría y técnica de un Memento. , también por la complejidad del guión digno de un arquitecto maníaco en sus mecanismos (aunque en la película del 2000 esa complejidad pasaba sobre todo al montaje, no al imaginario como en Tenet).

Sin el apoyo literario de su hermano, Nolan prefiere alejar personajes, situaciones y contextos, reduciéndolos a simples pretextos, ayudado por una edición frenética que junto a la banda sonora de Ludwig Göransson no deja al espectador la posibilidad de detenerse a pensar en exceso. El villano (Kenneth Branagh) es vergonzoso y tan manchado que llega a niveles de estereotipo que tocan al comediante; el personaje femenino (Elizabeth Debicki, la veremos como Diana en The Crown) que es un poco la Chica Bond de la situación es la damisela en peligro pasivo hasta los últimos compases, donde encuentra su propia dimensión, aunque torpe; los personajes secundarios apenas se mencionan, lo justo para ser instrumentales en la continuación de la historia, como simples peones unidimensionales. El protagonista se llama entonces Il Protagonista: ¿puede haber una declaración de intenciones más clara que esa?



Tenet es frente a todo esto un gran juego presumido, es una montaña rusa basada en pasajes lógicos a veces más que descuidados, es el prodigio de una espléndida visión de dirección -en el sentido más amplio posible- que emociona de principio a fin, gracias al inmenso carisma del alquimia de dos grandes intérpretes como Robert Pattinson (dejen de molestarlo con Crepúsculo) y John David Washington (lo recordarán de Blackkklansman de Spike Lee). La presencia escénica de ambos es ejemplar y parecen nacidos para sumergirse en una trama de espionaje, manteniéndose creíbles de principio a fin, aunque nunca se quiera crear demasiado vínculo de empatía con sus personajes, o sea por ello. profundizarlos.

Incluso las muy discutidas explicaciones à la Nolan son bastante limitadas, aunque presentes. Realmente, Tenet pisa el acelerador y no quita el pie del pedal ni siquiera a costa de arder como un tren en llamas, y eso está bien.

La acción tan ambiciosa y tan bien dirigida es de hecho la victoria más sensacional de estas dos horas y media muy densas.

Eso está bien porque es la más pura cosificación de un espectáculo de ilusión cinematográfica extremadamente complejo y cerebral, que eleva el poder de dos a laobsesión con el tiempo por Nolan resumiendo su filmografía y dando la posibilidad de crear lo que es en efecto una obra maestra de acción, explotando su naturaleza de thriller de espías simplemente para mantener el ritmo alto incluso en los momentos de transición. La acción tan ambiciosa y tan bien dirigida es de hecho la victoria más sensacional de estas dos horas y media muy densas, nunca tan elaboradas y sorprendentes para Nolan, ni siquiera en los momentos tópicos de Inception, en un clímax que parte de un increíble secuencia de apertura a una apertura progresiva hacia los mecanismos de inversión del tiempo.



El resultado toca picos de locura por lo que debió ser la productiva apuesta de recursos, planificación de efectos especiales (poco le queda a los efectos visuales) y coreografía (cierta escena aún no entiendo cómo se llevó a cabo), en un efecto wow creciente con picos de total inclinación cerebral. Nuevamente, el trabajo en el sonido es parte integral del éxito de la puesta en escena del alma de acción preponderante de la película, y esto se puede notar especialmente en el uso que se hace de la banda sonora en la última secuencia antes del epílogo, en la que Tenet pasa de ser una película de espías con un ritmo obsesivo a una alucinante película de guerra, en fluidez.

Finalmente, Tenet tiene dos límites enormes más allá de la excelencia por lo que merece ser vista absolutamente, especialmente en el cine, dado su alcance. Ambos límites surgen de su guión, sobre el que Nolan claramente no apuntó aquí (o sobre el que finalmente no pudo apuntar), pero sobre el cual, especialmente en una segunda visión, es imposible no detenerse.

El primer problema para algunos -no para mí, que disfruté conscientemente de la emoción de la acción- será y es el total desinterés por una construcción dramática, que luego lleva a crear una especie de destacamento entre nosotros los espectadores y lo que sucede en la pantalla, ya que no hay empatía ni contacto con las situaciones en las que se encuentran los personajes y con los propios personajes, que no están detallados o están mal escritos (véase el villano Sator, que también es interpretado en la sobreactuación de Branagh en algunas escenas).

El segundo problema radica en lacomplejidad extrema de la trama (se necesitan un par de visiones para acertar), aquí todo dedicado a la adrenalina. Sobre todo reflejándolo a posteriori, claramente la narración es en realidad en la base más simple de lo que parece y en realidad es artificialmente complicada desmesuradamente, precisamente para llegar a la realización de esas suntuosas ideas visuales. Me imagino, como ya he visto en línea, tanta gente atónita al salir del cine, tanto que no pueden metabolizar la película por lo que quiere ser y por lo que vale.

En definitiva, todo depende de las perspectivas con las que vayas a ver (o con quién hayas visto) el último gran show de Nolan. Si esperabas una película de acción con fuertes elementos de espionaje como es mi caso, quedarás más que satisfecho, gracias a una magnífica dirección que supera cualquier producción pasada del cineasta británico a lo largo de dos décadas de carrera. Si esperabas una película de espías con personajes bien desarrollados de cada facción, un ritmo más controlado, pretextos menos obvios, momentos introspectivos y pasajes menos prolongados, quizás te hayas equivocado de película.

videogamingallday.com

Principio es el James Bond de Christopher Nolan. No es ningún misterio que el aclamado cineasta británico ha albergado durante mucho tiempo el deseo de dirigir una película sobre las hazañas del agente secreto de Su Majestad. A la luz de lo que se ha producido con Tenet, quizás sea mejor que esto nunca suceda.

Tenet es visualmente brillante, con escenas de acción de un tema que parece haber sido creado específicamente para apoyarlos, y lamentablemente no al revés.

Tenet es una película brillante desde el punto de vista visual, con escenas de acción muy originales de un tema que parece creado específicamente para apoyarlas (y, por desgracia, no al revés). No estamos hablando de viajes en el tiempo en el sentido tradicional, sino de inversión del tiempo: cada objeto o individuo puede sufrir una inversión de su entropía que le permite moverse temporalmente en reversa dentro de un mundo lineal. El resultado son escenas decididamente surrealistas donde el choque entre "heterosexual" e "invertido" (pásame los términos) desemboca en una intrincada danza que a menudo te deja sin palabras.

Lástima que el guión acabe lastrando lo que podría haber sido un excelente y honesto con cavilaciones mentales inútiles. película de acción. Hay mucho, demasiado diálogo en Tenet. Una verborrea que acaba aburriendo y confundiendo más que las propias imágenes en una película que, paradójicamente, explica menos al espectador que en otras películas de Nolan pero que, a fortiori, está vacía.

Porque al final, la trama de Tenet es extremadamente simple, una vez que entiendes el mecanismo, pero se ahoga bajo el manto de una complejidad falsa que termina molestando al espectador, resaltando, al mismo tiempo, todas las inconsistencias de un no demasiado. escritura cuidadosa.

Una escritura que, sin embargo, se olvida casi por completo de caracterizar a los personajes. Neto de las muy buenas interpretaciones de John David Washington y Robert Pattinson (actor de talento cristalino), cada personaje es poco más que una representación estética, un cartón bidimensional con el que empatizar es esencialmente imposible.

El ápice de esta escritura afectiva se alcanza con el personaje de Kat (Elizabeth debicki), esposa del villano de turno, un personaje femenino totalmente a merced de los acontecimientos y del masculino, que termina molestando con su ineptitud y confirmando la tesis histórica de un Nolan misógino.

Punto particularmente doloroso el Sator interpretado por Kenneth Branagh, un villano estereotípico como pocos e impulsado por motivaciones sustancialmente inexistentes, que tiene la ingrata tarea de pronunciar líneas de diálogo al filo del cringe.

Sobre su aprox. 150 minutos Tenet mantiene un ritmo muy ajustado que no deja tiempo al espectador para pensar en ti, para asimilar la gran cantidad de información (a menudo superflua) o para empatizar con su mundo y sus personajes (ni siquiera deja tiempo para sonreír). un par de chistes graciosos).

No tienes tiempo para escuchar un diálogo que ya está en otra parte, en otro lugar, en otro diálogo sin pausas en el que los actores parecen "disparar" los versos como balas, sin permitirse un plan de escucha, un momento de silencio expresivo, nada en absoluto.

Una elección que acaba por agotar al espectador, también por la presencia constante e intrusiva de la banda sonora a cargo de Ludwig Goransson, válido para acompañar las escenas de acción pero definitivamente molesto en las partes de diálogo.

El principal problema con Tenet, en resumen, es que no hay patetismo. Ni por un momento durante la visión sentí interés en el destino de los protagonistas o su mundo, aburriéndome varias veces.

Cada uno tiene su propia idea del cine y seguro que alguno apreciará el enfoque cerebral y frío de este Tenet. Personalmente, sin embargo, creo que el cine debe ser más que un frío espectáculo técnico.

 

Giacomo Bornino

Si solo hablar de Tenet ya es una empresa en sí mismo, conviértalo en unanálisis crítico sin duda es una tarea para unos pocos elegidos que descargo descaradamente a mis colegas expertos. ¡Ah, las alegrías de las revisiones múltiples! Sí, sí, ya sé que esto es un poco engañar como cobardes, pero que así sea, y luego, con toda sinceridad, de esos 150 minutos me gustaría deciros una y sólo una cosa: la emoción.

Porque volver al teatro con el último trabajo de Nolan fue ante todo eso: un torbellino abrumador de emociones alimentado por la magnificencia audiovisual cincelada por el director. Tenet es en realidad la exasperación de la simbiosis entre la cinematografía y el cine de Nolan y quizás nunca como hoy esta relación es vital para la supervivencia de ambos.

Que sean las notas palpitantes del colonna sonora bombeados a los parlantes o la insana coreografía de una pelea "invertida", todos los elementos de la película encuentran su dimensión natural en la sala, desde la cual nos son devueltos en su máximo esplendor, permitiéndonos vivir una sobrecogedora y todo- abarcando una experiencia sensorial que sería imposible experimentar en otro lugar con la misma intensidad.

principio es uno película audaz, tanto en la decisión de presentarse al público en un momento tan delicado, como en proponer tramas narrativas laberínticas o en intentar soluciones visuales atrevidas. Ya se había hecho un intento similar con Origen, que sin embargo, como escribió Mereghetti hace diez años, “no logró crear nuevas mitologías, por lo que no logró consolidarse como un hito en la imaginación cinematográfica del nuevo milenio”.

Puede que sea prematuro decirlo con certeza, pero la primera impresión es que esta vez el director se ha acercado aún más a su objetivo, firmando al menos un par de secuencias de antología: original y sugerente. En definitiva, Tenet es Nolan al 101%, para bien o para mal con algunos problemas históricos, aquí re-propuestos, entre los que destacan algunos débiles pretextos narrativos, personajes títeres y cruces atormentados, que en todo caso quedan pulverizados ante el valor total (e histórico) de la producción. Tenet es una película potente que hay que vivirla en carne propia, una película para volver a soñar sumergido en cuerpo y alma en el sillón de tu habitación de confianza. El Gran Cine ha vuelto y te necesita: ¡prepárate!

 

Reseña de Simone Di Gregorio ¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo!
Audio vídeo Tenet, la multirevisión del equipo editorial
Añade un comentario de Tenet, la multirevisión del equipo editorial
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.